lunes, 20 de noviembre de 2017

¡HASTA SIEMPRE MILIKI! (Quinto Aniversario)



Dicen  que se ha ido Miliki
que ha partido para el cielo
tocando el acordeón
con su música y sus cuentos,
con aroma a regaliz
a barquillo y caramelos.

Dicen que ha marchado, sí, 
pero yo no me lo creo
puesto que él siempre estará
en la niñez que recuerdo
y en todos los corazones
de los que fuimos pequeños.

Ansiosos los esperábamos
a la vuelta del colegio
tras bajar del autobús
subir a casa corriendo
porque en aquella cocina,
la de blancos azulejos,
con el sabor de la infancia,
a Cola Cao recién hecho,
los payasos de la tele
nos visitaban de nuevo
transmitiendo así alegría
y emoción en blanco y negro.


Son Gaby, Fofó, Miliki
y Fofito, el más travieso,
con sus guardapolvos rojos
y sus curiosos sombreros
con sus grandes zapatones
y sus simpáticos gestos.

La actuación en el circo
era siempre lo primero
tras el ¿Cómo están ustedes?
que principiaba el evento;
nos hacía más mayores
tan ilustre tratamiento.

Después viene la aventura,
humor, intriga, misterio
y todas esas canciones
que felices nos hicieron
“Susanita, Don Pepito,
Mi barba tiene tres pelos...”
esas que tarareábamos
mientras íbamos creciendo.

Yo fui a verlos una vez,
a su Circo y ¡En directo!
Aún recuerdo la ilusión
de tan importante encuentro.

 Han pasado muchos años,
mucha vida de por medio
hasta mis hijas cantaron
lo de “Vamos de paseo”
en el auto de papá
que iba entonces conduciendo.

Pues parece que Miliki
se ha marchado para el cielo
pero deja entre nosotros
inolvidables momentos
de galletas con Nocilla
Tigretón y Bucanero
con los clicks sobre la mesa
y los Geyper por el suelo,
entre caballos de plástico
y montones de tebeos,
la lección de subconjuntos
en aquel libro de texto
y el diagrama de Venn
dibujado en el cuaderno.

Así que amigo Miliki
junto con tus compañeros
siempre estarás con nosotros
te llevamos muy adentro
aquellos niños que fuimos,
que tal vez seguimos siendo,
cantaremos tus canciones,
compartiremos tus juegos,
y con tus viejas historias
otra vez sonreiremos,
porque vives en el alma,
en los más bellos recuerdos
y en todos los corazones
de los que fuimos pequeños.

                   © A. Manrique Cerrato.- 2012 



     
  
   Ya que ahora se cumplen cinco años desde el fallecimiento de Miliki , recupero este poema que escribí de un tirón al día siguiente dedicado a tan entrañable personaje y que sigue siendo uno de los más pedidos y disfrutados por el público.




   Por lo que he podido sentir y comprobar en distintos recitales y escenarios, creo que es una poesía que gusta especialmente al público y que , según me han comentado varias veces produce generalmente una gran emoción en el que la escucha, mientras suena la música de los payasos de la tele.


   Como ya os comenté en su día, hace  años, tuve el gran honor de abrir el espectáculo "Había una vez" de Fofito y Rody y Mónica Aragón en las tres sesiones (12:30, 18:00 y 20:00) que tuvieron lugar en Salamanca.



    La verdad es que fue algo improvisado y por eso mismo muy bonito e impactante para mí. Cuando me enteré de que venían, quise acercarme por el Teatro Calatrava para que conocieran el poema.





   



















   Les gustó tanto que quisieron que lo compartiera con el público y, tuvieron tanta deferencia y confianza en mí que me sugirieron, nada menos, que al abrirse el telón fuera yo con mis palabras el que diera la bienvenida a los niños y mayores.

       Aquí podéis ver como fue:

                                    

     Os podréis imaginar lo que sentí al estar allí, recitando  mis versos,  en el   mismo escenario que Fofito al que fui a ver una vez hace, calculo que unos ¡35 años! más o menos...
Los tres artistas se unieron a la fiebre de "Hombre al Sol" ... 
    Participar en un espectáculo tan entrañable, cuidado y reconocido internacionalmente fue algo increíble que jamás olvidaré.


También mi hija, Clara, pisó las tablas del escenario...
    Gracias por vuestra sencillez, cercanía, humanidad y por dejarme compartir las tablas de manera tan espontánea con artistas tan magníficos como vosotros.




    Y gracias por dejar que sigamos siendo niños... 



   

                       ¡SOIS MUY GRANDES! 


sábado, 18 de noviembre de 2017

ENTREVISTA EN SALAMANCA RTV AL DIA



   Aquí tenéis la entrevista que el periódico Salamanca Rtv al día publicó en formato papel en su número de noviembre de 2017.



   Si queréis leerla de manera más cómoda, también podéis hacerlo, clickando en el siguiente enlece:

http://salamancartvaldia.es/not/164793/inspiro-emociones-grandes-pequenas-cosas-vida/



      Gracias Salamanca Rtv al Día por estar siempre pendiente de mis presentaciones, recitales y actividades.




     ¡Qué paséis un buen fin de semana!


miércoles, 15 de noviembre de 2017

EN LA ALBERGUERÍA DE ARGAÑÁN



          Hace un par de días, estuve  en la  Alberguería de Argañán, el último pueblo de España de la comarca de Azaba , ya que a solo dos kilómetros está la frontera con Portugal y a cinco, el primer pueblo luso.







Aldeia da Ponte, el primer pueblo portugués





         
 Ante el pequeño árbol que se encuentra hoy en la plaza, estuve leyendo el hermoso poema titulado "Olmo de la Alberguería de Argañán" de Carlos Blanco Sánchez, que dedicó a su predecesor, un árbol emblemático que aún vive en sus versos.


Atrás quedo Miróbriga
peinándose en el Águeda.
Campillo, Ituero, Puebla,
bañándose en Azaba.

Ya llego a Alberguería.
Aquí es donde el Sol se ausenta cada tarde
detrás de El Madroñal y sueña, en Portugal,
un nuevo día.

Del olmo de la plaza ya solamente queda
recuerdo meláncolico de sombra sosegada.

¡Titán de entre titanes!
¡Grandioso Polifemo!
Vaivén que, entre tus ramas, el viento acariciase,
primaveras mil, cromáticas, floridas.

Al siglo veintiuno clamaron tus nudillos
- sonrisa esperanzada -
más, lúgubre destino,
- talante lastimero -
truncó la ansiada entrada.
Alma de olmo asido a las entrañas
de una tierra ruda y noble
¡Amada Alberguería!
Tu imagen y recuerdo aún persigo.

¿Quedamos bajo el olmo a la mañana?...
Comienza a despertar un nuevo día.

              Carlos Blanco Sánchez

  Hace años ya dediqué una entrada a esta poesía (AQUÍ) y, la verdad, desde entonces tenía mucho interés en conocer la Alberguería, así que fue muy emocionante para mí contemplar ese árbol y evocar el antiguo olmo del que queda "el recuerdo melancólico de sombra sosegada" y un sucesor aún no muy grande pero que seguro se convertirá en un ejemplar espléndido testigo sin duda de muchas nuevas historias...




 

   Gracias amigo y maestro Carlos por regalarme ese momento y por tu amistad. 





   Un fuerte abrazo.